«Violencia y Luto”. Destruyen familias dominicanas. Por Carlos Lara  Reflexión XVII #Opinión Ahora el dolor ha llegado a nuestra familia, un grupo de irracionales, salvajes, inhumanos, tomaron la decisión de resolver una situación de la manera más brutal posible, «La violencia».

Compartir

Wenci Lara y su primo Arsenio Raul Lara, dos jóvenes que fueron baleados por una turba que sin mediar palabras le emprendieron a tiros, provocando que el primero; al salir despavorido para salvar su vida, finalmente la perdiera al volcarse su vehículo luego de varios impactos de balas, el segundo; se encuentra luchado por salvar su pierna derecha.

Insistimos, ¿Hasta donde continuará esta ola despiadada de violencia a nivel nacional?. Hoy día, es común ver  un gran número de  jóvenes perdido en la delincuencia, droga,  obtener una arma de fuego ,es sumamente fácil. ¿Por qué? ¿Qué está pasando?, son algunas de las  preguntas que todos  debemos hacerle a las autoridades.

Cuando tristemente hacemos mención de otros casos sangrientos tales como: El asesinato de Manuel Duncan a manos de vicealmirante y exdirecotor de la Dirección Nacional de Control de Drogas ,Félix Alburquerque Comprés, junto a el hecho horrendo ocurrido en Los Coquitos, Los Alcarrizos, en dónde un agente de la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (DIGESETT). Mató a balazos a su expareja, a la madre y a una hermana incluyendo un niño menor de edad, así como también el homicidio brutal del joven Dabel Zapata, durante un atraco del que fue víctima en la avenida Independencia, del Distrito Nacional. 

Además, de la muerte de una joven mujer a consecuencia de las heridas que le ocasionó su novio, quien luego de apuñalarla la dejó abandonada, en el Mogote de Villa Trina, Moca, Provincia Espaillat ,se trata de Karla Angélica Pérez Durán, de 20 años, nos lleva  a una gran preocupación ¿Qué está pasando con nuestra sociedad?.

¿Por qué tanta violencia?, ¿Qué sucede con las instituciones del Estado que están obligadas a garantizar seguridad a los ciudadanos y ciudadanas?

¿Por qué la violencia se ha disparado sin control en todo el país? ¿Qué pasa? ¿Que falla? Son algunas de las interrogantes que retumban en nuestras cabezas y seguramente en la de millones de dominicanos que hoy viven con pánico de salir de sus casas, compartir con amigos y familiares en lugares públicos.

Pero, cuando nos remontamos al pasado reciente, tenemos historias como la  de David de los Santos, asesinado a golpes en un destacamento del Distrito Nacional ante la mirada indiferente de los propios agentes del orden, el caso de Richard Báez (El Peluquero) en Santiago, agredido brutalmente en un destacamento y  otros más que han llevado dolor y luto a las familias dominicanas.

¿Qué vamos hacer?, ¿Cómo resolver el problema?, son dos preguntas importantes que hasta el momento no tienen explicación por parte de las autoridades que no encuentran un punto de partida en la implementación de medidas efectivas que vayan en beneficio de devolver a los ciudadanos la anhelada tranquilidad, paz y armonía que necesitan para vivir y que hemos perdido.

Nuestra crítica es en sentido general a todo el sistema; desde las familias que han perdido el rumbo con la crianza de sus hijos, una gran mayoría de dominicanos y dominicanas que inexplicablemente,  ya no forman a los niños y niñas en valores como: La lealtad,  la honestidad, el trabajo, la sinceridad, la hermandad y lo más importante, amor  a Dios, respeto a la vida y al prójimo.

También es importante preguntar ¿Dónde están las autoridades?, ¿Cuál es el rol?, por ejemplo el Ministerio de Interior y Policía responsable de desarrollar las políticas públicas relacionadas con la seguridad ciudadana, en un marco de respeto a los derechos ciudadanos, el diálogo, la concertación y la participación e inclusión ciudadana. Sería muy bueno saber ¿Qué están haciendo? 

No existen palabras para consolar  a los padres, hermanos, hijos y familiares que han perdido un ser querido producto a esta violencia desmedida y sin control que destruye a las familias dominicanas, ¡NO!, señor presidente Luis Abinader debe parar.

Solo nos resta hacer un llamado al excelentísimo señor presidente a hacer honor a su slogan de campaña y producir un #Cambio drástico en cada una de las instituciones que tiene a su cargo luchar en contra de la violencia en el país, nos queda insistir ante el primer mandatario a que implemente políticas educativas e involucrar otras entidades como el Ministerio de la Mujer, juventud, educación, sociedad civil, comunitarios, juntas de vecinos y de esa forma contribuyamos al cese de esta tragedia colectiva. «La violencia y el luto».

Nos resta pedirle; presidente ponga el oído en el corazón del pueblo, cansado de tanta sangre derramada y luto, el clamor es fuerte ¡Haga algo! paremos de una vez y por toda el ¡Luto! a nivel nacional.

A los ciudadanos recomendarle un escrito que nos envió un gran amigo, citamos: «Si usted puede pasar por pendejo hágalo, así evitamos más muertes, esquive las discusiones, diga si, usted tiene la razón, discúlpeme. Ceda el paso y el lugar, siempre elija entre su orgullo  y su vida, pero sobre todo no olviden que las calles están llenas de muchas personas con problemas que no tienen la capacidad de solucionar y la única forma de afrontarlo es descargando su ira con los demás»..

Aprendamos a decir «Lo siento» «Me equivoqué» «Gracias» La grandeza de las personas reside en el uso de palabras muy sencillas y concretas


Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *