Trump se asoma con aire triunfal al final de su juicio político

EE.UU. —El presidente estadounidense, Donald Trump, se asoma este fin de semana al final de su juicio político, cuyo resultado promete envalentonarle de cara a las elecciones de noviembre y atarle todavía más a un Partido Republicano que ha aparcado por completo sus dudas sobre el mandatario.

Con la comparecencia de testigos como el exasesor presidencial John Bolton descartada en una ajustada votación el viernes, no se esperan nuevos baches que impidan que, en otro voto en el Senado el próximo miércoles, Trump quede absuelto de los dos cargos que enfrenta por sus presiones a Ucrania.

Consciente de que solo un milagro podría hacer que una veintena de republicanos cambien de bando y den a los demócratas la mayoría de dos tercios que necesitan para destituirle, Trump confía en que el resultado del ‘impeachment’ refuerce sus opciones de reelección, en un país aún más polarizado que al inicio del proceso.

«¡Los números de Trump en las encuestas son los más altos desde su elección, a pesar de las constantes farsas y cazas de brujas (de los demócratas)!», escribió Trump este sábado en Twitter.

El mandatario se refería a la media de encuestas que elabora la web RealClearPolitics, que esta semana reflejó su popularidad entre el 45% de los estadounidenses, la proporción más alta desde febrero de 2017, al comienzo de su Presidencia, aunque no desde su elección.

Trump tiene razones para cantar victoria: el que se cerrará el miércoles será un juicio político exprés, tres semanas más corto que el que protagonizó en 1999 el entonces presidente Bill Clinton, y el primero de los quince celebrados en la historia de EE.UU. que no ha incluido la convocatoria de testigos o documentos en el Senado.

Es, ante todo, una prueba del control de Trump sobre su partido y un reflejo de la evolución de los republicanos, que al comienzo de su Presidencia le veían mayoritariamente con recelo y que ahora cierran filas prácticamente sin fisuras en torno al presidente.

La inminente absolución de Trump supondrá además un visto bueno a los pasos que ha dado para absorber poder a la rama legislativa: primero, con la aparente retención por motivos políticos de la ayuda a Ucrania que aprobó el Congreso; y luego, al negarse a entregar documentos a la Cámara Baja, que tiene potestad para exigirlos.

Después de la exposición de los alegatos finales el lunes y su discurso sobre el Estado de la Unión el martes próximo, Trump podrá respirar finalmente tranquilo el miércoles por la tarde, cuando el Senado votará finalmente para, a todas luces, absolverle de los cargos de abuso de poder y obstrucción de justicia.

Trump se convertirá entonces en el primer presidente de la historia moderna de Estados Unidos que se presenta a unas elecciones después de haber sido imputado políticamente.

A %d blogueros les gusta esto: