EE.UU. —El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la suspensión de su contribución a la Organización Mundial de la Salud alegando que no respondió de forma adecuada a la pandemia porque China tiene “control total” sobre la agencia de Naciones Unidas.

Según Trump, las autoridades chinas “ignoraron“ su obligación de informar a la OMS y presionaron a la agencia para que engañase al mundo cuando se descubrió el virus en diciembre del año pasado en Wuhan, una ciudad del centro del país.

Estados Unidos es el principal contribuidor de la OMS y se espera que su salida debilite significativamente a la organización. Trump dijo que Washington “redirigirá“ los fondos a “otras necesidades mundiales de salud pública urgentes globales que lo merezcan“, pero no dio detalles.

La OMS, por su parte, declinó realizar comentarios sobre el anuncio. Los países asiáticos también avanzan hacia la vuelta a una cierta normalidad. Alrededor de 400 gerentes y trabajadores alemanes, y sus familias, empezaron a regresar a China en vuelos chárter mientras las multinacionales en la segunda mayor economía del mundo buscan reanudar sus operaciones. Más de 5.200 empresas alemanas operan en China y emplean a más de un millón de personas.

“Sabemos que hay una alta demanda en la comunidad empresarial alemana para que más empleados extranjeros vuelvan a China“, dijo Jens Hildebrandt, director ejecutivo de la Cámara de Comercio Alemana en el Norte de China. China confirmó el sábado cuatro contagios de coronavirus, todos procedentes del extranjero, y ningún deceso.

Solo 63 personas siguen en tratamiento en el país.

Corea del Sur, por su parte, reportó 39 nuevos casos el sábado, más de la mitad de ellos en la densamente poblada área metropolitana de Seúl, donde las autoridades han vinculado los contagios a trabajadores de almacén. Por el momento, las autoridades han mantenido la reapertura gradual de las escuelas con la esperanza de que los últimos brotes puedan contenerse pronto.

A %d blogueros les gusta esto: