20 de septiembre de 2021

PUERTO RICO. —El debut de Colombia, jornadas diarias de tres partidos y un temor subyacente a posibles temblores de tierra son algunos de los ingredientes que hacen única la edición número 62 de la Serie del Caribe de béisbol, que arranca este sábado en San Juan, Puerto Rico.

Los Vaqueros de Montería, que son dirigidos por Ozney Guillén (hijo del ex manager de Grandes Ligas, Ozzie Guillén) tendrán la responsabilidad de marcar el debut en el clásico caribeño para Colombia, que sustituirá a Cuba, ausente por razones poco claras.

También juegan el torneo por primera vez los Astronautas de Chiriquí, que vienen a defender el título que ganaron los Toros de Herrera para Panamá el año pasado.

El resto de los participantes son los Tomateros de Culiacán (México), los Toros del Este (República Dominicana), Cardenales de Lara (Venezuela) y Cangrejeros de Santurce (Puerto Rico).

Con cinco coronas, Santurce está empatado en segundo lugar con otros dos conjuntos, entre los más ganadores de la historia de la Serie del Caribe, que fue creada en 1949. Culiacán, que ostenta dos títulos, es el otro que ha ganado anteriormente, entre los seis participantes de este año.

Por ocasión número 14, Puerto Rico será sede del torneo internacional de equipos campeones más antiguo del béisbol profesional. El estadio Hiram Bithorn del área de Hato Rey será escenario del campeonato por undécima vez.

La Confederación de Béisbol Profesional del Caribe (CBPC) aprobó un calendario que tendrá tres partidos diarios (10 am, 2:30 pm y 8 pm) por primera vez, lo que pondrá a prueba la resistencia de los participantes y la capacidad de los organizadores.

“Estamos preparados para el reto”, dijo Anaymir “Tuti” Muñoz, vicepresidenta de MB Sports, empresa organizadora de la Serie del Caribe 2020.

El campeonato de este año será dedicado al equipo de ensueño puertorriqueño que ganó de forma invicta la edición de 1995 en este mismo parque. Varios integrantes de esa versión reforzada de los Senadores de San Juan participarán en la ceremonia inaugural y harán el lanzamiento ceremonial de la primera bola antes del choque nocturno de este sábado entre Panamá y Puerto Rico.

Roberto Alomar y Edgar Martínez, dos miembros del Salón de la Fama de Cooperstown, encabezaron el poderoso trabuco boricua que se proclamó campeón del clásico de 1995 con récord de 6-0 al dominar a los Naranjeros de Hermosillo (México), Leones de Caracas (Venezuela) y los Toros del Este.

Carlos Baerga, Carlos Delgado, Juan “Igor” González, Bernie Williams, Rubén “El Indio” Sierra, Carmelo Martínez, Rey Sánchez, Ricky Bones y Roberto Hernández también formaron parte del recordado “Dream Team” que dirigió Luis “Torito” Meléndez.

“Será un gran honor estar otra vez unidos y recordar esos grandes momentos que nunca olvidamos. Fue una Serie del Caribe espectacular ante casa llena todos los días”, dijo Baerga. “Gracias a los organizadores por el reconocimiento y por juntarnos nuevamente”, añadió.

Los organizadores de la Serie del Caribe esperan que el torneo tenga un impacto económico y turístico millonario en la Isla, ya que se transmitirá a nivel internacional y se espera que atraiga a miles de visitantes. Pero el ambiente festivo que representa el campeonato, no disipa la mayor preocupación que han tenido los puertorriqueños por las últimas cinco semanas: Los temblores de tierra.

Desde el 28 de diciembre, Puerto Rico se ha visto afectada por una serie de sismos, incluyendo uno de magnitud 6,4 el martes 7 de enero, que causaron una muerte, derribaron edificaciones e hicieron colapsar el golpeado sistema eléctrico, especialmente en las ciudades costeras del sur y el suroeste del país.

“El temor no para”, dijo Dominga Valdez, una periodista dominicana que tiene 23 años residiendo en el centro de San Juan. “Vivimos con miedo, cada día, cada hora. Es algo real”, agregó.

A %d blogueros les gusta esto: