Senadores republicanos buscan un proceso rápido para sentar en la Corte Suprema a la jueza Amy Barrett

EE.UU. —Las audiencias del Comité Judicial del Senado con la nominada a la Corte Suprema, jueza Amy Coney Barrett, comenzarán este lunes, apenas tres semanas antes del día de las elecciones presidenciales.

La nominada por el presidente Donald Trump para ocupar el cargo que dejó vacante al morir la magistrada Ruth Bader Ginsburg es conservadora y católica practicante, con vínculos no del todo claros con un movimiento ultraconservador llamado People of Praise (Gente de Alabanza, en español).

Los republicanos, que controlan el Senado, se mueven a un ritmo vertiginoso para sentar a Barrett antes de las elecciones del 3 de noviembre, un golpe de efecto político que haría movilizar las bases conservadoras republicanas y, en teoría, asegurar la elección de Trump.

Las preocupaciones mayores ante el eventual nombramiento de Barret en el máximo tribunal apuntan a la posibilidad de que con su voto una mayoría conservadora anule la Ley de Cuidado de Salud Asequible, así como el derecho al aborto y, eventualmente favorezca a Trump en cualquier desafío legal relacionado con el resultado de las elecciones.

Con los republicanos en gran parte unidos a su favor, los demócratas no podrían evitar que Barrett, jueza de la Corte de Apelaciones de Chicago y profesora de Derecho de Notre Dame, ascienda a la Corte Suprema.

Las audiencias serán televisadas y parcialmente virtuales porque dos senadores, Mike Lee, de Utah y Thom Tillis, de Carolina del Norte, han dado positivo al covid-19.

Dos senadoras republicanas, Lisa Murkowski y Susan Collins, han adelantado que votarán contra la nominación de Barrett, alegando que el proceso debería haberse hecho tras las elecciones presidenciales.

A %d blogueros les gusta esto: