Senado de E.U. examina acusaciones infundadas de fraude

EE.UU. —Senadores republicanos reiteraron las acusaciones infundadas del presidente Donald Trump de que hubo un fraude electoral generalizado, luego de que el Colegio Electoral sellara la victoria del demócrata Joe Biden.

En ocasiones los legisladores discutieron acaloradamente durante la audiencia de una comisión. Los demócratas, por su parte, rechazaron las acusaciones infundadas, y un exfuncionario federal de protección cibernética que supervisó la seguridad de los comicios dijo que los continuos intentos por socavar la confianza en el proceso eran corrosivos para la democracia.

La sesión, que se realizó en la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado pese a las objeciones demócratas, elevó las acusaciones infundadas de fraude a los niveles más altos del gobierno y le proporcionó a dos abogados de Trump una oportunidad pública adicional para emitir las aseveraciones falsas tras perder repetidamente en tribunales.

La audiencia fue similar a las efectuadas en algunos estados cruciales con legisladores locales, en las que el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, encabezó a algunos republicanos en la manifestación de sus quejas electorales sin presentar prueba alguna. Esas audiencias se llevaron a cabo después de constantes derrotas en tribunales.

El senador republicano Ron Johnson, presidente de la comisión y uno de los más firmes defensores de Trump, dijo que su objetivo era tener una audiencia bipartidista para examinar las elecciones. Pero reiteró las aseveraciones de Trump sin presentar pruebas y se centró principalmente en las acusaciones planteadas por el equipo del presidente.

No rindió testimonio ningún funcionario electoral estatal o local a cargo de las amplias revisiones para garantizar la precisión de los comicios antes de la certificación de los resultados. Estos funcionarios han dicho que no hay indicios de ningún fraude generalizado.

Los demócratas solicitaron el testimonio de Christopher Krebs, que encabezó la Agencia de Seguridad de Infraestructura y Ciberseguridad hasta que Trump lo despidió en un tuit el 17 de noviembre. Cuando Krebs estuvo a cargo, la agencia puso en marcha un sitio web para el “control de rumores” que desechó algunas de las teorías de conspiración perpetuadas por Trump y sus aliados.

Durante las preguntas que le hicieron, Krebs reconoció que algunos miembros de su personal habían sido contactados para pedirles que le hicieran cambios al sitio web, pero no se efectuó ninguno, y señaló que los sistemas de votación fueron seguros en las elecciones de 2020.

“Estoy viendo que estos informes, que no coinciden con los hechos, continúan siendo promovidos», señaló Krebs. “Debemos detener esto. Está socavando la confianza en la democracia”.

El secretario de Justicia William Barr ha abordado de manera similar las acusaciones infundadas de fraude penal, diciéndole este mes a The Associated Press que no había indicio de fraude a un nivel que pudiera modificar el resultado de los comicios. Trump anunció el martes que Barr dejaría su cargo para el día de Navidad después de que el presidente manifestara públicamente su molestia por esos comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: