Se prolonga la huelga en Francia

PARÍS. —Francia ha entrado en el 2020 inmersa en un conflicto social de envergadura y sin perspectivas de una pronta solución. En su discurso de Nochevieja, el presidente Emmanuel Macron defendió su controvertida reforma de las pensiones, que calificó de “proyecto de justicia y de progreso social”. Aunque el jefe de Estado instó al Gobierno a negociar con rapidez un compromiso con los sindicatos, no dejó entrever ninguna fórmula concreta para conseguirlo.

La huelga, que se prolonga desde el pasado 5 de diciembre y que afecta sobre todo a los ferrocarriles y al transporte público en la región parisina, continuará y amenaza con extenderse a otros sectores, informó el portal La Vanguardia.

El secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Philippe Martínez, reaccionó muy negativamente a la alocución presidencial. “Hace falta más huelgas en todas partes”, dijo.

El líder de Francia Insumisa (izquierda radical), Jean-Luc Melenchon, calificó la intervención de Macron de “declaración de guerra” a quienes rechazan la reforma.

Macron había calibrado sus palabras, en un intento vano por reducir tensiones. Aseguró que “el apaciguamiento debe imponerse al enfrentamiento”. El inquilino del Elíseo recordó que Francia, durante el 2019, pasó por “momentos de prueba” como el incendio de la catedral de Notre Dame, la muerte de soldados en Mali o el atentado terrorista contra la prefectura de policía de París. Macron destacó la mejora de la economía y los 500,000 nuevos empleos creados desde que llegó al poder.

En el largo segmento dedicado a la reforma de las pensiones, el presidente insistió en que Francia no puede renunciar a transformarse, y que la iniciativa en curso sobre un nuevo sistema de jubilaciones proporciona más equidad, y beneficia a colectivos olvidados y, muchas veces: maltratados.

La huelga se ha convertido en la gran prueba sobre la capacidad de Macron de llevar adelante su plan de cambios estructurales con el que ganó las elecciones en mayo del 2017. Una meta irrenunciable, tal como recalcó en el discurso, es instaurar un sistema universal que sustituya los 42 regímenes especiales actuales.

A %d blogueros les gusta esto: