SUIZA. —Los 194 estados miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) se reúnen hoy  por primera vez a distancia para intentar coordinar la respuesta a la pandemia de coronavirus, un encuentro bajo amenaza de confrontación directa entre Estados Unidos y China.
.
Numerosos jefes de Estado, de gobierno y ministros tiene previsto hablar en ocasión de esta Asamblea Mundial de la Salud (AMS), el órgano decisorio de esta agencia de la ONU, que se abrió hoy lunes y que debe concluir el martes.
.

Cada año, ministros y altos funcionarios de países miembros de la OMS acuden a Ginebra para esta reunión, que a causa de la pandemia de covid-19 se celebra esta vez por internet.

El debate se centrará únicamente en el nuevo coronavirus, con la esperanza de que se pueda celebrar más tarde una reunión en la sede de la organización en Suiza.

Washington acusa a Pekín de haber ocultado la importancia de la epidemia, y también a  la OMS por haberse «equivocado» en la gestión de la pandemia al seguir la posición china.

De su lado, Donald Trump, el presidente de estadounidense, decidió suspender la contribución de Estados Unidos a la OMS.

Aunque Estados Unidos y China tienen otros temas de conflicto, como la reforma de la OMS, Taiwán o el acceso a las vacunas, la cuestión central es el origen del virus.

Estados Unidos reclama una investigación sobre ello, igual que Australia, y sospecha que China escondió un accidente de laboratorio que habría provocado la pandemia.

Washington acusa ahora a China de intentar piratear la investigación estadounidense sobre la vacuna, en plena tensión americano-europea sobre una futura vacuna.

En paralelo, el gobierno estadounidense cree que la OMS pasó por alto una alerta precoz de Taiwán sobre la gravedad del coronavirus, algo que la agencia de la ONU desmiente.

Además, Estados Unidos, con el apoyo de otros países, pidió a la OMS que «invite a Taiwán» a la AMS, pese a la oposición de China.

Pero Taiwán fue excluido de la OMS, donde hasta 2016 tenía un estatuto de observador, el año de la llegada al poder de Tsai Ing-wen, que rechaza reconocer el principio de la unidad de la isla y de la China continental dentro de un mismo país.

A %d blogueros les gusta esto: