Raúl Castro renuncia a la jefatura del Partido Comunista de Cuba

CUBA. —En un movimiento histórico, en un Congreso del Partido Comunista en Cuba, Raúl Castro confirmó hoy que dejaba el cargo de primer secretario del único partido político permitido en Cuba.

En declaraciones que fueron transmitidas por la televisión estatal cubana, Castro dijo que tenía fe en una nueva generación de funcionarios, mismos que le dieron una ovación de pie.

Golpeando un atril, Castro dijo que seguiría “luchando” para defender la Revolución cubana y que “nada lo obligó” a retirarse. Se espera que el reemplazo de Castro sea seleccionado durante el Congreso de cuatro días que concluye el lunes.

El Congreso comienza el viernes próximo, y está programado para conmemorar el aniversario número 60 de la victoria de Cuba ante la invasión de la Bahía de Cochinos por parte de exiliados entrenados por la CIA. También se espera que Raúl Castro ceda el control como primer secretario del partido comunista.

Desde los primeros años de la revolución, el jefe de estado de Cuba siempre ha liderado el partido por lo que es casi imposible determinar dónde termina el gobierno y dónde comienza el partido.

Sin embargo, en 2018 Castro renunció a la presidencia, dando paso a su sucesor Miguel Díaz-Canel, para que él se haga cargo de la gestión diaria del gobierno. Castro se mantuvo como jefe del partido, que supervisa la planificación a largo plazo, pero dijo que Díaz-Canel probablemente asumirá ese cargo en 2021.

“Después de eso”, dijo Castro en 2018, “si mi salud lo permite, seré un soldado más con el pueblo que defiende su revolución”.

A pesar de la creciente incertidumbre, los cubanos esperan presenciar esta semana un histórico cambio de guardia durante el VIII Congreso del Partido Comunista de Cuba, “el órgano supremo” del único partido político permitido en la isla.

La partida de Raúl Castro pondrá fin a la era de su famoso clan, quienes han ocupado el liderazgo en la isla. Ninguno de los hijos del hermano mayor de Castro, Fidel, quien murió en 2015, ocupan cargos gubernamentales.

Alejandro, el hijo de Raúl Castro, es coronel del Ministerio del Interior de Cuba, y su hija Mariela dirige un centro gubernamental que promueve los derechos LGBTW. Un yerno, el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas, dirige una empresa militar en expansión que controla hoteles, marinas y proyectos de infraestructura estatales, pero mantiene un perfil público bajo.

Aunque continúan ejerciendo un poder incuestionable en la isla, una vez que termine el Congreso, nadie con el apellido Castro ocupará una posición de liderazgo de alto nivel por primera vez en más de 62 años.

A %d blogueros les gusta esto: