Preparan un proyecto de ley que prohibiría canciones obscenas antes de ser difundidas

SANTO DOMINGO. —En los fueros de la Cámara de Diputados se cocina un proyecto de ley que tiene por objeto regular el contenido de la música que se produce en el territorio dominicano.

La iniciativa del diputado peledeísta Víctor Suárez Díaz procura evitar la “mala música” antes de que salga al aire, y adelantarse a las funciones de la Comisión Nacional de Espectáculos Públicos y Radiofonía (CNEPR), que actúa por denuncias contra temas que ya están sonando, indicaron.

El legislador agotó un turno previo a la sesión de este miércoles de la Cámara de Diputados para estimular a sus colegas a que apoyen su iniciativa, que entiende es un aporte a la sociedad.

Para motivarlos, puso de referente el tema La Bebé, que interpretan los cantantes urbanos El Famoso Biberón, Black Jonás Point y Liro Shaq, una producción que fue prohibida la semana pasada por la CNEPR, debido a que hace “un prolongado y repetitivo uso del lenguaje con descripciones perversas; dañinas para los niños y adolescentes y en el que los artistas hacen insinuaciones morbosas relatando una relación íntima y mostrando un comportamiento que es contrario a las buenas costumbres“.

“Hace tiempo que hemos venido pensando en lo que están consumiendo nuestros jóvenes en la radio dominicana y nosotros mismos. Y hemos venido planificando un proyecto de ley tendente a modificar todo lo concerniente a la radiodifusión, pues aquí la prohibición de los temas que van contra la ética y la moral es porque alguien lo denuncia, o se queja después que ya está sonando, pero se mantiene en las redes y la gente sigue consumiéndolos”, explicó.

La propuesta que prepara, y que podría llegar a la Secretaría de la Cámara en menos de un mes, obligará al autor, cantante y productor a presentar su tema ante la Comisión antes de su lanzamiento.

La Comisión tendría que autorizar o no la difusión de dicho tema y puede recomendar mejoras al contenido de sus letras, de ser necesario.

También facultaría a la CNEPR para aplicar sanciones y apoderar al Ministerio Público los casos de personas que incumplan la ley sacando al aire una canción que se haya prohibido. Se harían sometimientos y suspensiones a los autores y productores, incluso a las emisoras que lo coloquen.