Por primera vez, robot quirúrgico extirpa un tumor a una paciente despierta

ROMA. —Por primera vez en el mundo, se ha extirpado con éxito un tumor maligno de riñón gracias a un robot quirúrgico en una paciente despierta, durante una intervención realizada este miércoles en el Hospital Molinette de Turín (norte de Italia), informó el médico a cargo de la operación, Paolo Gontero.

El robot, conocido como Da Vinci Xi, se había empleado previamente en operaciones con anestesia total, pero no en personas despiertas por el riesgo de movimiento, explicó el director del área de urología del hospital, quien llevó a cabo esta intervención pionera.

La paciente es una mujer de 62 años que había «recorrido el país y los hospitales de mayor prestigio» en busca de una solución para un tumor maligno «profundo» de más de 5 centímetros en el riñón, pues no podía someterse a una operación bajo anestesia total al tener solo un pulmón por un cáncer anterior, explicó Gontero, al señalar que la posibilidad de que no despertara de la sedación era muy alta.

«Le dije a la paciente que su caso era sumamente complejo, y que la cirugía robótica —la única tecnología que nos permitiría extirpar un tumor de esas dimensiones con un modo poco invasivo y salvando el riñón— nunca se había utilizado en un paciente despierto. Y le dije, también, que no podía asegurarle la viabilidad de la intervención», relató el especialista.

El empleo del robot Da Vinci Xi era «obligado», según el urólogo, que no creía seguro usar la técnica «tradicional a cielo abierto» ni la cirugía laparoscópica —con una pequeña cámara— «por el riesgo de difundir el tumor, tratándose de una masa de contenido líquido en una paciente que corría el riesgo de moverse».

La operación dirigida por Gontero ha durado dos horas de tiempo robótico, ha precisado de cuatro brazos operativos del robot y se ha servido de «tecnologías innovadoras de reconstrucción tridimensional», explicó la Ciudad de la Salud de Turín, complejo sanitario en el que se encuentra el Hospital Molinette.

La paciente, despierta en todo momento, ha podido seguir la intervención y, emocionada, ha dado las gracias al personal médico a su término. «Gracias por haberme dado una segunda vida», explicó el galeno.

A %d blogueros les gusta esto: