Opinión de un Ex miembro del Comité Político

Sólo basto que dependiera de Danilo Medina, el equilibrio de las fuerzas para echarlo todo a perder.
La derrota del PLD, solo hay que buscarla, en una sola explicación, mientras cuando Leonel Fernández, tuvo el poder en el PLD . El comité político era un órgano funcional que tomaba decisiones de consenso, que no beneficiaban a nadie en particular, sino, al país y a toda la organización política.
Cuando Leonel, dejó de emitir decretos, esa capacidad de articular los intereses partidarios empezó a disminuir, y por consiguiente, lo que en un momento eran decisiones orgánicas , pasaron a ser decisiones de grupos.

Danilo Medina, adoptó una postura inflexible de un autócrata, ya no existían los compañeros, sino, empleados de su gobierno.
La crítica y la autocrítica, eran mal vista por el nuevo líder. Esa forma de dirigir empezó a provocar todo un malestar en la organización, no se cumplía lo pactado, se hacía mofa de lo acordado, la desfachatez se iba haciendo cada vez más visible en las relaciones partidistas, al extremo que un compañero fundador del PLD , llamó “atraco” a una decisión que se había acordado en el comité político.

Danilo con el liderazgo que da el poder, nunca entendió la responsabilidad que implica tener el poder.
El poder es humilde, sensato, equilibrado, prudente y ecuánime. Cuando el poder no posee esos conceptos enunciados, cae en la arrogancia, petulancia, en la soberbia. Definitivamente, Leonel Fernández, manejo el poder con la ecuanimidad que solo un hombre conocedor de la historia podía hacerlo.
El poder es una sobra que pasa, quién más que Leonel, para saberlo; vivió en el poder, y fuera de el. Al final, él sabe que a la gente solo la mueven la mezquindad de sus intereses. Si esos miembros del comité político, hubieran actuado, de tal manera que hubiera limitado al poder, hoy la realidad de derrota no viviera en el PLD. La historia es testaruda en mostrarnos sus hechos, pero los hombres vuelven sobre sus propios errores. La vanidad segó a Danilo Medina, y su imprudencia causó la derrota de la más bella obra creada por el maestro, Juan Bosch.

A %d blogueros les gusta esto: