Nombran a dominicano como primer director de accesibilidad de la MTA en Nueva York

EE.UU. —La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) nombró al dominicano Quemuel Arroyo como el primer director de accesibilidad de todas las agencias de la institución en Nueva York, Estados Unidos.

Arroyo, oriundo de Bonao, será el encargado de velar que a los miles de ciudadanos con discapacidad que se trasladan diariamente por “La Gran Manzana” se les facilite el acceso en paradas de autobuses, estaciones de trenes, metros y demás agencias de la MTA.

Arroyo relató que vive “en carne propia” las vicisitudes que conlleva movilizarse como una persona con discapacidad por la ciudad estadounidense.

Después de haber sufrido un accidente en bicicleta en el que su columna vertebral sufrió una grave fractura, no ha vuelto a caminar y se traslada en silla de ruedas.

“Yo lo vivo (…) yo sé la realidad que mucha gente enfrenta tratando de moverse en el sistema, hay muchas dificultades, hay mucho por mejorar”, manifestó en la entrevista.

El funcionario reconoció que es un “gran logro” representar a través de su cargo a más de 1 millón de neoyorkinos con discapacidad y a todos los que necesiten el acceso al sistema de transporte de la MTA.

La Autoridad Metropolitana de Transporte (MTA) es la corporación pública responsable del transporte colectivo de la ciudad de Nueva York.

El área que abarca la entidad comprende al “Distrito de Transporte Regional” compuesto por los cinco condados de la ciudad, así como Nassau, Westchester, Orange, Rockland y Putnam, estos últimos ubicados al norte.

De acuerdo con datos arrojados por el MTA y citados por el periódico estadounidense The New York Times, para mayo del pasado año los viajes en metro promediaban 600,000 al día.

Según el Informe Mundial sobre la Discapacidad publicado por el Banco Mundial (BM), el 15% de la población mundial experimenta algún tipo de discapacidad, esto es 1,000 millones de habitantes.

En adición a esto, entre 110 millones y 190 millones de personas experimentan discapacidad considerable y se enfrentan a obstáculos como la inclusión social y económica, y la inaccesibilidad de entornos físicos y transporte.

En Nueva York los autobuses están adaptados para sillas de ruedas y la mayoría de estaciones del Metro está provista de ascensores que permiten la movilidad de personas con discapacidad.

A %d blogueros les gusta esto: