Médicos cubanos en el exterior estarían siendo amenazados por su gobierno

SANTO DOMINGO. —La Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos denunció que muchos de los médicos cubanos que participan en las “Misiones de Internacionalización” en el exterior estarían expuestos a condiciones de trabajo y de vida explotadoras, pagos salariales inadecuados, así como sometidos a presiones y a seguimiento por parte del Gobierno de Su Excelencia.

Muchos profesionales reportaron recibir amenazas regulares por parte de funcionarios estatales de Cuba en los países de destino y mujeres médicas han sufrido acoso sexual mientras se encontraban participando en misiones de internacionalización, detalla un informe de dos relatora Especiales sobre las formas contemporáneas de la esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias; y de la Relatora Especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños del Alto Comisionado remitido al gobierno de Cuba.

Urmila Bhoola, relatora especial sobre las formas contemporáneas de la esclavitud, incluidas sus causas y consecuencias y Maria Grazia Giammarinaro, relatora especial sobre la trata de personas, especialmente mujeres y niños, afirman que en muchos de los países que se benefician de una misión de internacionalización, los médicos cubanos no recibirían un contrato de trabajo o si los tuvieran no siempre recibirían una copia del mismo.

Afirman que de acuerdo a las denuncias recibidas, el gobierno de Cuba retendría un porcentaje significativo del salario que los países anfitriones pagan por los profesionales cubanos que hacen parte de una misión de internacionalización.

“En los países donde el gobierno anfitrión paga directamente al trabajador cubano, éste debe devolver al Gobierno de Cuba un porcentaje de su salario que aumentaría al 75% o hasta el 90% de su salario mensual. En muchos casos, el salario entregado a los trabajadores médicos no permitiría vivir dignamente; Además, el Gobierno de Cuba estaría “congelando” una parte del salario que los médicos pueden acceder únicamente tras su regreso al país pero, según información recibida, muchas veces no reciben de la totalidad del monto que les corresponde”, señala el documento publicado por el Alto Comisionado.

Bhoola y Grazia Giammarinaro describen que los profesionales trabajan hasta 64 horas semanales, lo que a su entender ilustra la explotación laboral a la cual estarían sometidos los médicos cubanos en el exterior, además de que la libertad de movimiento en el país de destino estaría restringida y bajo vigilancia por funcionarios del Gobierno.

En el comunicado que no tuvo reacción del Estado, se afirma también que el derecho a la privacidad estaría limitado por el control y seguimiento efectuado a los médicos, incluyendo la comunicación y las relaciones sostenidas con personas nacionales y extranjeras durante las misiones de internacionalización;

En principio, los profesionales podrían regresar a Cuba de vacaciones una vez por año, pero a veces dicho viaje sería considerado como premio, o, según las circunstancias, podría ser negado como una forma de castigo, detallan.

A %d blogueros les gusta esto: