Manifestación pro-EEUU en Hong Kong acaba en tensión con la policía

HONG KONG. -Una manifestación pacífica, legal y masiva en Hong Kong, en agradecimiento a Estados Unidos por aprobar dos leyes en apoyo a las protestas, acabó este jueves con un nuevo episodio de tensión con la policía, después de una semana relativamente pacífica.

Miles de personas de todas las edades asistieron a una concentración la más multitudinaria de las últimas dos semanas en la Plaza de Edimburgo de la ciudad para celebrar el espaldarazo internacional de EEUU logrado por el movimiento prodemocrático, que se desarrolló de forma pacífica y sin presencia policial.

Cuando la multitud se dispersaba después de dos horas sin incidentes, agentes antidisturbios apostados en las calles cercanas pidieron la identificación a dos jóvenes menores, según algunos testigos sin aparente motivo, que se negaron y fueron arrestados.

El acto fue visto como una provocación por los manifestantes que lo presenciaron y decenas de personas comenzaron a increpar a la policía y pedir la liberación de los chicos, algo que finalmente sucedió, aunque la atmósfera ya se había caldeado.

“Fuera de aquí’, ‘Perros’ o ‘Libertad para Hong Kong” fueron los gritos que centenares de personas dedicaron, junto con varios cortes de mangas, a los agentes, quienes después de varios momentos muy tensos se re en medio de los aplausos de los manifestantes, que también patearon y lanzaron objetos a los furgones policiales.

Poco después, los antidisturbios regresaron con refuerzos a dispersar la manifestación espontánea, armados con gas pimienta que al final no utilizaron porque la protesta se disolvió sin altercados ni detenidos, pero probó que la chispa de la violencia puede estallar en cualquier momento.

Algunos activistas confiaban en que el arrollador triunfo electoral del bloque prodemocrático en los comicios locales del pasado domingo –síntoma del descontento social con las autoridades– podría devolver las protestas al rumbo pacífico de los inicios, pero el episodio de hoy demostró que la tensión está a flor de piel.