SANTO DOMINGO. –«La República Dominicana cuenta con la matriz de generación energética más diversa de Centroamérica y la Región del Caribe insular, alcanzando 3,702.8 megavatios de capacidad instalada al 2019, procedentes de 11 fuentes distintas de generación, de los cuales un 22% proviene de fuentes renovables», afirma la Corporación Dominicana de Electricidad (CDEEE) en un comunicado de prensa.

Destaca que el programa CDEEE-Renovable busca reducir el consumo de combustibles fósiles, abaratar los precios de la energía al consumidor y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, principales causantes del calentamiento global.

La información la ofreció Omar Ramírez Tejada, asesor ambiental del Poder Ejecutivo y coordinador del Programa CDEEE Renovable, en un evento organizado por IRENA y AOSIS “Facilitando la planificación y el financiamiento de proyectos de energía renovable en Estados Insulares en Desarrollo”, que se realizó en Madrid, España, en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25).

“La primera y más importante medida de política climática adoptada por el gobierno del Presidente Danilo Medina fue alinear la Estrategia Nacional de Desarrollo y la contribución determinada a nivel nacional con la planificación estratégica del sector eléctrico”, declaró Ramírez Tejada.

Dijo que, en la actualidad, están finalizando los proyectos fotovoltaicos, eólicos y biomásicos a través del Programa CDEEE-Renovable; completando al 2020 la construcción de 609 megavatios de energía renovable correspondientes a 7 parques eólicos, 3 solares y de biomasa que representarían una disminución de 501,077.91 toneladas de emisiones de gases de efecto invernadero; contribución importante de República Dominicana en el cumplimiento del Acuerdo de París.

Explicó que fruto de los frecuentes impactos sobre la población y los ecosistemas naturales de los fenómenos meteorológicos en el Caribe, en los últimos 10 años el Gobierno dominicano ha estado construyendo una agenda de desarrollo sostenible en procura de incorporar la adaptación al cambio climático.

«Esta agenda enfatiza en la sostenibilidad ambiental, la gestión de riesgos, la cohesión territorial y la equidad de género, propiciando un marco político e institucional favorable a un desarrollo bajo en emisiones de gases de efecto invernadero y resiliente al cambio climatico», puntualizó.

Destacó la pertinencia del financiamiento climático con miras a avanzar hacia una economía baja en emisiones, tomando en consideración que el crecimiento económico de los países es uno de los cinco pilares de la Convención Marco de las Naciones Unidas y «la columna vertebral» de las metas de reducción de emisions en la República Dominicana.