LA REPUBLICA DOMINICANA A PUNTO DE UN ESTALLIDO POLICIACO-MILITAR

OPINION DE AMEDIOTIEMPO.COM.
Por Víctor Ml. Guerrero Reyes, director

SANTO DOMINGO. —Las acciones que hemos podido observar en estos últimos meses causan miedo y temor y llenan de preocupación a cualquiera que se dedique a dar seguimiento a «casos y hechos de la historia» en nuestra MUY AMADA República Dominicana.

Lo que parece estar MUY CERCA en esta tierra de Duarte, Sánchez y Mella es un estallido social «causado» que pudiese terminar de forma nefasta para el gobierno actual en razón de que las estructuras de este propio gobierno se han estado enfrentado de forma no menos frecuente que metódica.

El principal enfrentamiento que vemos es la falta de disciplina a lo interno de la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas. Y vemos —junto a esto— el recelo entre ambos organismos con relación al lugar que el señor presidente le ha dado «al uno o al otro». Pues al parecer, el presidente Luis Abinader valora más a la Policía Nacional (…) siendo que, el organismo de más confianza para el presidente es precisamente este organismo castrense.

En hora buena; pues en este tiempo de pandemia nuestra gloriosa Policía Nacional en ningún momento se ha quedado atrás en su «empeño mancomunado» de salvar a las mayorías sin importar su estatus social o procedencia.

Pero he aquí una muesta de lo que habríamos referido anteriormente: Según lo ha expresado el director General de Presupuesto, José Rijo Presbot, el ajuste en la Policía Nacional le costará al Gobierno 2,900 millones de pesos para enero de este 2021 (…). Es una información que ha causado enojo a lo interno de Las Fuerzas Armadas ya que los integrantes de esta última no han sido beneficiados —nunca— con un aumento como el que ahora estamos anunciando.

A lo anterior le podemos agregar la percepción de la propia población; misma que se queja de los abusos que, en contra de civiles e incluso militares, a diario cometen algunos integrantes de la Policía Nacional.

El Presidente Luis Abinader debe asesorarse para contribuir al mejor manejo de la sociedad, y no olvidar el papel que siempre han tenido los cuerpos castrenses en la sociedad dominicana; pues —dicho sea de paso— el mal manejo de esta situación pudiera resultar en una revuelta incluso militar.

Sería como hablar de «un resultado fatal y deprimente que pudiera terminar incluso en un «poco deseable» golpe de Estado».

No se olvide nadie que, hacia principios de la década de los 60’s, cosas de esta naturaleza fueron las que le dieron paso al debilitamiento militar de la época.

Y tampoco nos olvidemos de que, cosas «poco equitativas» como estas que mencionamos fueron las que le dieron paso a una revuelta tanto interna como extranjera que, allende el tiempo, culminó en lo que hoy recordamos como «La Guerra del ’65».

A %d blogueros les gusta esto: