La Procuraduría, la ficha crucial en la espera por los tuits de Abinader

SANTO DOMINGO. —La designación de la nueva cabeza de la Procuraduría General de la República se ha convertido en la ficha que mayor expectación ha generado sobre los anuncios del presidente electo, Luis Abinader.

Hasta el momento el mandatario ha anunciado a quienes asumirán la dirección de 14 ministerios, quedando por designar a otros ocho incumbentes de su gabinete presidencial.

El organigrama de la función pública nacional contiene dos órganos administrativos que tienen “estatus constitucional”, y que son designados por el presidente de la República.

El primero de estos es la Contraloría General de la República y el segundo el Ministerio Público.

Ambas entidades son fundamentales, primero para el control interno del Estado, con la fiscalización y la evaluación requerida sobre recaudaciones, manejo e inversiones de los recursos públicos y la segunda para la formulación de la política contra la criminalidad, la investigación penal y “la persecución de la corrupción y el fraude”.

Las designaciones del mandatario electo se han centrado en las autoridades que velarán por el restablecimiento de la economía, en primer lugar, al haber logrado el sí de Héctor Valdez Albizu como gobernador del Banco Central, y luego delineando a las principales cabezas de su equipo económico.

También lo ha hecho con el personal que asumirá las riendas del servicio de salud, justo en medio de la pandemia del coronavirus, que ya ha cobrado la vida de 1,055 personas y ha infectado a 60,896.

El tema de quién será el procurador general de la República (con amplias posibilidades de que sea mujer según la esposa del presidente, Raquel Arbaje) cobró especial fuerza el mismo día de su elección como mandatario electo.

Esa noche del domingo 5 de julio, vitoreado por los suyos en su comando de campaña y luego de una caminata que incluyó abrazos y apretones de manos, Abinader dirigió un discurso al país. Sus palabras motivadoras al país fueron interrumpidas en varias ocasiones por el grito guerrero de “los queremos presos, los queremos presos”.

El recién investido por las urnas como presidente electo no entró en opinar sobre el grito de los suyos y concluyó sus palabras… pero el crujir de las masas parece perseguirle.

De manera especial, el nombramiento de la nueva cabeza del Ministerio Público tiene mayor interés ante la promesa de campaña de Abinader de que nombraría a una persona independiente en el puesto, rompiendo con la tradición de designar a un dirigente político o a una persona cercana al presidente de la República.

A %d blogueros les gusta esto: