EE.UU. —El Partido Republicano se apuntó una victoria con la Corte Suprema de los Estados Unidos, después de que dieran la orden de anular todos los votos en el estado de Pennsylvania que llegaron después del día de las elecciones presidenciales.

La orden fue dada por el juez Samuel Alito, asociado con la Corte Suprema, y en la que exige que las comisiones electorales de Pensilvania separen de las demás papeletas las recibidas por correo después de las 20:00 horas locales.

El juez que emitió la orden pidió que se separaran esos votos de los que llegaron a tiempo, y sentenció que «en el caso de que tales papeletas sean contadas, deberán ser contadas separadamente».

Esta decisión llega después de que el Partido Republicano emitiera una demanda al Partido Demócrata y a la secretaria de Estado de Pensilvania, Kathy Boockvar, afirmando que no todas las comisiones electorales de los condados separan las papeletas que llegan después de los comicios, algo que estaba estipulado desde el 28 de octubre.

De esta manera, entre 3 mil y 4 mil boletas serían afectadas por el voto por correo electrónico que llegó tarde. Estas pueden ser contabilizadas todavía, pero deberán hacerse de manera separada a las otras.

El jueves, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump sentenció que tenía una victoria cómoda en el estado de Pennsylvania si se contaban los votos legales.

Sin embargo, en Estados Unidos luego surgió la sorpresa de que Biden ya le había dado la vuelta en las votaciones e incluso ya está arriba por más de 25 mil votos, por lo que la orden del juez no debería de afectar mucho al demócrata.

A %d blogueros les gusta esto: