Hondureños convocan a nueva caravana migrante rumbo a EEUU

HONDURAS. —Activistas de derechos humanos anunciaron que una nueva caravana de migrantes saldría en enero de Honduras rumbo a Estados Unidos. El grupo espera huir de la extrema pobreza, desempleo, violencia e inseguridad en el país centroamericano.

«No sé si tendrá el mismo ímpetu de las caravanas anteriores, pero la planifican en las redes sociales para la segunda quincena de enero», dijo Hugo Maldonado, presidente del comité local de Derechos Humanos.

El gobierno del presidente Juan Orlando Hernández culpa a los traficantes de personas y políticos opositores de organizar las caravanas. El 13 de octubre de 2018, más de 3.000 hondureños salieron sorpresivamente a territorio estadounidense desde San Pedro Sula, a 180 kilómetros al norte de la capital.

El exministro de Defensa y excanciller, Edmundo Orellana, dijo que «los hondureños están desesperados por las circunstancias en que viven y no les importa huir del país aunque saben que Estados Unidos no los recibirá con los brazos abiertos y que los detendrá en Guatemala o México, donde pocos de ellos podrían asilarse».

Ricardo Puerta, sociólogo cubano y experto en temas migratorios, dijo a periodistas que sin las distintas caravanas de hondureños no se habrían firmado los actuales acuerdos migratorios entre Estados Unidos y los países del llamado Triángulo del Norte: Guatemala, El Salvador y Honduras.

Éstos fueron creados bajo la presión del presidente Donald Trump para restringir el flujo de migrantes centroamericanos que llegan a su país y obligarlos a pedir asilo en otros territorios.

La migración colectiva se ha convertido en un recurso atractivo para los hondureños porque ofrece mayor protección ante el acecho de los delincuentes que podrían aguardarlos en el camino.

Sin embargo, se estima que muchos hondureños viajan en autobuses solos o con familiares cada día a Estados Unidos.

Cifras oficiales indican que más del 60% de los 9,2 millones de habitantes de Honduras viven en la pobreza y el 37% en la miseria. Además, el desempleo agobia al 5,7% de la población económicamente activa.