Es necesario modificar la ley 63-17

Por: Carlos Miguel García

 

Santo Domingo. –  A pesar de que la ley de tránsito terrestre y movilidad ha sido modificada en el 2017, entendemos que ésta debe ser modificada nuevamente ya que en esta no especifica puntos de vital importancia y que a su vez dejan un rango de flexibilidad a quienes se les aplica la ley.

Si bien la ley indica que los asientos deben tener cinturones de seguridad, la misma no obliga su uso más que al conductor, la ley 63-17 además de señalar que no se deben transportar en vehículos de motor mayor cantidad de pasajeros que las señaladas por el fabricante; por ejemplo en el caso de los carros de concho, que no deben llevar más de 4 pasajeros y estos continúan llevando 6, o en el caso de los motoconchos que no deben tener más de un pasajero y el conductor, y suben 3 y 4 personas a la vista indiferente de las autoridades y peor aún poniendo en riesgo la vida de las personas.

Además la antigüedad de los vehículos de hasta 20 pasajeros que no debe pasar de los 17 años y para los autos 15 años, esto sabemos todos que no se cumple.

Agregamos además el uso de celulares y otros dispositivos electrónicos, donde la ley dice que se podrá hacer uso de estos siempre que no distraiga al conductor, lo cual entendemos jamás un conductor va a reconocer que el teléfono lo distrajo.

Las leyes deben ser claras y específicas, por lo que entendemos esta ley de tránsito que hoy tenemos debe ser modificada nuevamente. Además de ser respetada por todos, incluyendo las autoridades que muchas veces ante la vista de la sociedad las violentan escudandose en un uniforme.

La aplicación correcta de los alcoholímetros, mismos que deben ser abiertos por los conductores, hoy tenemos un 50% de conductores bajo efectos del alcohol que provocan muertes y daños irreparables a las familias dominicanas.

De esta manera podemos bajar la altísima taza de muertes que hoy registramos y que nos coloca como un país que no ofrece seguridad en sus vías públicas, ya que según la OMS de los 182 países miembros nos ubicamos en el puesto N°1 en taza de muerte por cada 100 mil habitantes, lo cual además de alarmante es muy preocupante.

Los 5 factores de riesgo:

-. Partamos por nosotros y respetemos todas las señales de tránsito, usa el cinturón de seguridad, modera la velocidad y no excedas sus límites, respeta las restricciones en zonas escolares, hospitales y otros, no conduzca bajo los efectos del alcohol.