20 de septiembre de 2021

EE.UU. —La portada del New York Post interpela directamente al gobernador Andrew Cuomo y al alcalde Bill de Blasio por su manejo de la pandemia. En el artículo, el columnista David Marcus exige que abran todo ahora mismo. «La Gran Manzana se está muriendo”, asegura.

Este domingo The New York Times publicó una impresionante tapa en la que recuerda que las casi 100.000 víctimas fatales del coronavirus en los EEUU no son una cifra fría en una estadística, sino que son familias rotas, vidas y sueños truncados. El homenaje, con los nombres de 1.000 fallecidos en la primera página, recuerda sus historias y también gráfica la dimensión y el horror casi naturalizado por la pandemia.

Días atrás, el 21 de mayo, otra portada generó impacto. Esta vez sin los nombres de los muertos por el virus, el columnista David Marcus recordó en el New York Post a las otras víctimas de la pandemia: los millones de nuevos pobres.

“Al prolongar el cierre del coronavirus mucho más allá de que se cumpliera su misión principal, el gobernador Andrew Cuomo y el alcalde Bill de Blasio han sumido a decenas de miles de neoyorquinos en la pobreza. ¡Terminen el cierre de la ciudad de Nueva York ahora!”, dice Marcus.

El columnista asegura que no hay un plan, que la cuarentena es el único plan de sus gobernantes. “A mediados de marzo, nos dijeron que teníamos que soportar el cierre para asegurar que los hospitales no colapsaran. Lo hicimos. Los hospitales no colapsaron. Convertimos el Centro Javits en un hospital. No lo necesitábamos. Trajimos un barco gigante de la Marina para tratar a los neoyorquinos. No lo necesitábamos. Nos dijeron que estábamos a punto de quedarnos sin ventiladores. No los estábamos necesitando, y ahora los Estados Unidos han fabricado tantos, que los estamos regalando a otros países”, repasa.

“Mientras tanto, la Gran Manzana se está muriendo. Sus calles están vacías. Los bares y clubes de jazz, restaurantes y cafeterías están vacíos. Nuestros lugares favoritos, los sitios con historia, los famosos locales de pizzas están cerrados, muchos para siempre. El sudor de los incontables dueños de pequeñas empresas se está evaporando. En lugar de hacer que la gente vuelva a trabajar para mantener a sus familias, nuestro alcalde habla de un “New Deal” de fantasía para la era post-coronavirus”, denuncia.

Y exige: “Abran la ciudad. Todo. Ahora mismo. Espectáculos de Broadway, playas, partidos de los Yankees, las escuelas, la cima del Empire State. Todo. Los neoyorquinos ya han aprendido a distanciarse socialmente. Los negocios pueden adaptarse. Los ancianos y los enfermos pueden seguir aislados”.

Marcus denuncia que las autoridades no están capacitados para salvar “a la ciudad más grande del mundo de una muerte lenta por estrangulamiento económico” y llama a los neoyorquinos a reaccionar: “Hicimos lo que nos pidieron. Aplanamos la curva. Ya no hay ninguna justificación razonable para que el gobierno nos prive de nuestro sustento”.

A %d blogueros les gusta esto: