EEUU: Gobierno negocia mandar dos cheques de US$1,000 a cada hogar

EE.UU. —El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, aseguró que el Gobierno está trabajando para que salga adelante una propuesta de estímulo fiscal que mantenga la liquidez. Es decir, que haya dinero, en los hogares y los negocios para evitar un desempleo masivo.

La falta de ingresos “no es culpa de nadie”, explicaba Mnuchin, por eso el Gobierno está negociando con el Congreso un paquete de medidas ascendente a $1.2-$1.3 billones (trillion en inglés) que incluya el envío de cheques o depósitos directos de $1,000 ó $2,000 por hogar, con un costo de $500,000 millones en pagos directos. Además, se estudia un paquete de $300 mil millones para ayudar a los pequeños negocios para evitar despidos.

Los cheques o depósitos llegarán en dos plazos y está previsto que el primero llegue la primera semana de abril (el día 6) si el paquete de ayuda es aprobado. Los pagos estarán basados en los ingresos y el tamaño de las familias.

La Administración plantea además que se retrasen los pagos al IRS cuando llegue el 15 de abril. No obstante habrá que presentar la declaración de taxes en este plazo. El retraso del pago para la mayor parte de los contribuyentes puede significar entre $200 mil a $300 mil millones de ahorro temporal para los contribuyentes.

Los créditos a los pequeños negocios, llamados Small Business Interruption Loans, estarán garantizados al 100% por el Gobierno y es para empresas con menos de 500 empleados.

Para grandes empresas duramente afectadas en el sector del turismo como hoteles y aerolíneas se plantean ayudas directas.

“Queremos que las empresas tengan el dinero para pagar a sus empleados. Aunque no tengan actividad y que mantengan sus estructuras de negocio para poder salir con fuerza de la crisis», dijo Mnuchin. La clave de todo es mantener la liquidez.

En este sentido, el titular del Tesoro recordó que la Reserva Federal tiene ahora todas las autorizaciones para ampliar la liquidez de las empresas y permitir que fluya el dinero en el sector financiero. Son medidas adoptadas en 2008 cuando hubo que hacer frente a la Gran Recesión nacida de la crisis del crédito.

El plan que el actual Gobierno quiere aprobar casi duplica el que pudo aprobar Barack Obama cuando tuvo que atajar la crisis.

A %d blogueros les gusta esto: