EEUU, con 101.000 muertes, sigue sin atajar el avance del coronavirus

Con un comportamiento desigual por estado, la pandemia sigue avanzando y cobrándose vidas, con 11.380 nuevos casos y 687 fallecimientos en la última jornada, mientras van surgiendo nuevos datos que reflejan el golpe que está suponiendo la pandemia para la economía. una contracción histórica de su aparato productivo y un desempleo que ha afectado a 41 millones de personas en poco más de dos meses..

De su lado, el presidente estadounidense, Donald Trump, se refirió en Twitter a la cifra de fallecidos a raíz del COVID-19, que sitúa a Estados Unidos como el primer país en superar la barrera de las 100.000 muertes, con más de una cuarta parte del total mundial, y lamentó que se haya alcanzado ese “hito muy triste».

“A todas las familias y amigos de quienes fallecieron, quiero extender mi sincera simpatía y amor por todo lo que estas grandes personas representaron. ¡Dios esté con ustedes!”, señaló Trump. En un mensaje posterior, el mandatario insistió en achacar la culpa a Pekín al afirmar que el coronavirus es un “regalo muy malo de China».

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, consideró que la pérdida de esas vidas supone una “cicatriz» para el país.

“Ese gran número de personas es precisamente una cicatriz en nuestra nación”, declaró Pelosi a los reporteros, al tiempo que lamentó el “impacto horrible” que esta situación está teniendo entre las comunidades afroamericanas.

Pelosi consideró urgente la realización de más test de coronavirus, aunque confesó que ella no se ha practicado la prueba por recomendación de su médico y por considerar que al hacérsela se estaría poniendo “por delante de otras personas en la fila».

A %d blogueros les gusta esto: