RUSIA. —Dos mujeres que estaban en cuarentena en Rusia por sospecha de coronavirus se escaparon del hospital donde estaban recluidas y denunciaron mala atención médica, doctores hostiles y condiciones insalubres.

Las autoridades rusas hasta ahora no han formulado comentarios al respecto.

Las fugas ocurrieron en medio de un brote del virus originado en China, y que ha enfermado a más de 40 mil personas en todo el mundo. En Rusia se han reportado sólo dos casos del patógeno denominado COVID-19. Aun así, las autoridades han tomado estrictas medidas para evitar el contagio.

Las dos mujeres que se fugaron dijeron que sus desventuras comenzaron cuando regresaron al país con varios turistas rusos desde Hainan, una región tropical perteneciente a China Popular.

«Insólito”, escribió una de las mujeres. “Las tres pruebas mostraron que yo estaba en perfecta salud, así que ¿para qué demonios me ponen en cuarentena?”

Contó que su cuarto de aislamiento era sombrío: nada de libros, no había champú, no había Wi-Fi y el cesto de basura se llenaba sin que nadie la viniera a vaciar. La puerta estaba trancada con un candado electrónico.

Ante la frustración, procedió a provocar un cortocircuito en el candado, para abrirlo y: Así fue como se pudo escapar.

Ni el hospital ni la policía han intentado contactarla, por lo que ella sospecha que ellos saben que ella está perfectamente bien.

Muchas personas han denunciado las malas condiciones de los hospitales rusos, como tener que vivir en habitaciones de aislamiento cerradas con llave y lidiar con médicos confundidos sobre cómo proceder en casos de cuarentena.

A %d blogueros les gusta esto: