Cuadrangular de Tatis Jr. transformaría el juego

EE.UU. —Recibe un gran respaldo de inmortales, periodistas, jugadores activos y retirados, quienes que se muestran contrarios a las reglas no escritas

Es probable que a partir de esta semana nuevos códigos guiarán un deporte que se pone viejo y que ha ido perdiendo fanaticada joven en este siglo.

El respaldo recibido por Fernando Tatis Jr, quien paradójicamente se excusó por hacer bien el trabajo por el que le pagan, cambiará algunas normativas de esas que no están escritas, pero que en el béisbol se han cumplido de generación en generación.

La costumbre hace ley, nos han dicho tradicionalmente nuestros mayores, yo soy mayor y también debo haber repetido eso, pero no significa que algunas cosas usadas desde tiempos inmemoriales estén bien hoy.

Después de la acción de Tatis Jr., de golpear una pelota sobre la verja con los sacos llenos y marcador “abierto” 10-3 y el trato dado por los dirigentes Jayce Tingler (San Diego), Chris Woodward (Texas) y el relevista Ian Gibaut, quien puso en riesgo la carrera de un pelotero estelar (Manny Machado) por salvaguardar la integridad del juego, llegaron las opiniones de los diferentes sectores.

Tatis Jr. ha recibido una inmensa cantidad de mensajes de apoyo y defensa en las redes sociales de parte de inmortales (Reggie Jackson, Johnny Bench), medios (Joel Sherman , Jeff Passan), jugadores de ofensiva (Tim Anderson), lanzadores activos (Trevor Bauer, Luis Urias, Jack Flaherty), peloteros retirados (Will Midlebrooks, Ron Darling) y ni hablar de los fanáticos regados por la geografía de Estados Unidos y República Dominicana

El torpedero de los Padres pidió perdón por hacer bien lo que tiene que tratar de hacer un pelotero: castigar los errores de los contrarios, avasallar. El béisbol no es boxeo o un arte marcial, disciplinas en las que un golpe puede definir una vida o el curso que seguirá la misma.

En las Ligas Menores se aprende, se desarrolla y se respeta el juego. En las Mayores la tarea es ganar partidos, ganar dinero, ofrecer buen espectáculo, divertirse y las dos primeras se consiguen poniendo números, no tratando al oponente con piedad.

Bien hizo el Comisionado Rob Manfred al sancionar a Woodward y Gibaut para que a nadie más se le ocurra en adelante golpear un jugador porque otro “irrespetó” una regla no escrita.

Si el béisbol entiende que una ventaja de siete, ocho, 10+ carreras al entrar al octavo es tan saludable que no hay que seguir anotando, entonces es tiempo de terminar los partidos por nocaut del séptimo inning en adelante.