Cámara de Representantes aprueba paquete de alivio económico por $2.2 billones

EE.UU. —La Cámara de Representantes aprobó por estrecho margen este jueves una versión modificada de un paquete de alivio económico ante la pandemia del COVID-19, por 2.2 billones de dólares, que ya había aprobado en mayo pasado, mientras continúan las negociaciones con la Casa Blanca.

La legislación demócrata fue aprobada luego de una votación de 214-207 en la Cámara Baja, sin ningún republicano que lo apoyara.

La legislación, denominada Heroes 2.0, ahora irá al Senado donde se prevé que muera, pues prevalecen las diferencias entre ambas bancadas en lo que debe incluir la nueva ayuda por el impacto financiero de la pandemia. El líder de la mayoría republicana Mitch McConnell dijo ayer: «La idea de que los republicanos del Senado suban a 2.2 billones es descabellada».

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, había afirmado a los periodistas que las negociaciones con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, seguían en pie, aunque mostró poco optimismo por lograr un acuerdo.

“Aún si llegamos a un acuerdo, nada es definitivo hasta que se logre un acuerdo en todo”, explicó Pelosi.

La aprobación del plan demócrata y las negociaciones con los republicanos se producen en medio de fatales noticias económicas para los estadounidenses. Las aerolíneas despedirán a unos 30,000 trabajadores tras el vencimiento de la ayuda aprobada a principios de este año, y un informe publicado este jueves mostró que 837,000 personas solicitaron beneficios por desempleo por primera vez la semana pasada.

Lo abrobado este jueves por la Cámara Baja no acerca a los legisladores a entregar ayuda concreta a los estadounidenses.

Hasta que no haya un acuerdo con los republicanos y la Casa Blanca no habrá pagos semanales por desempleo más generosos ni ayuda extendida para pequeñas empresas y sectores económicos especialmente golpeados como restaurantes y aerolíneas.

Si las negociaciones fracasan antes de las elecciones de noviembre, esto podría significar que no habrá una ayuda significativa para las familias y empresas en dificultades hasta el año próximo.

A %d blogueros les gusta esto: