Buzos suspenden búsqueda del cuerpo sin vida de la niña Liz María

SANTO DOMINGO. —El intendente del Cuerpo de Bomberos de Santo Domingo Este, Rafael Javier Bueno, suspendió la búsqueda del cadáver de Liz María Sánchez, en las aguas del mar Caribe, kilómetro 14 y medio de la autopista Las Américas, debido al oleaje por el mal tiempo.

El verdugo de la niña de 9 años de edad, reportada desaparecida el pasado 16 de agosto, Esterlin Francisco Santos (El Panadero), habría admitido que estranguló a la menor, la metió en un saco con piedras y la arrojó al mar Caribe, en el punto del kilómetro 14 ½ de la autopista de Las Américas.

El jefe de los Bomberos explicó que el equipo de buzos tuvo que suspender la búsqueda por el fuerte oleaje del mar Caribe, y aseguró que estos se mantendrán monitoreando las condiciones del tiempo para reanudar la búsqueda a la mayor brevedad posible.

Informó que en la búsqueda también se encontraba un equipo de la unidad canina, de rastreo, que confirmó que el cuerpo de Liz María estuvo en el lugar.

Además, dijo que uno de los perros de la unidad, mediante el olfato hecho en una prenda de Liz María, estableció que alrededor de 500 metros de la zona estuvo el cuerpo.

En el lugar de la búsqueda también se encontraba el padre de la niña, Manuel Sánchez, quien dijo que nunca vieron nada sospechoso cuando el confeso asesino lo visitaba a la casa.

“Si la niña me hubiera dicho algo, ya ese hombre no estuviera vivo, yo mismo lo hubiera matado”, dijo Manuel Sánchez, tras señalar que el momento que la niña le habría dicho que él le estaba prometido algo lo mato.

El padre de la menor dijo que cuando Santos se mudó en el barrio, él mismo le ofreció ayuda para que echara hacia adelante. “Yo lo ayudaba, le arreglaba el motor y le daba comida”.

El Ministerio Público deposito ante la Oficina de Atención Permanente del Santo Domingo Este la solicitud de medida de coerción, consistente en prisión preventiva a Santos, “El Panadero”, acusado de violar sexualmente y asesinar a una niña de 9 años de edad, cuyo cadáver posteriormente habría lanzado al mar Caribe.

Luego de que el imputado fuese apresado por agentes de la policía Nacional, vecinos y familiares de la víctima entraron a la casa techada de zinc donde vivía con su hijo de unos seis años, destruyendo los ajuares que tenía, donde se presume que se cometió la violación y el asesinato, y quemaron el motor utilizado para trasportar el cadáver dentro de un saco, y que luego lanzo al mar.

A %d blogueros les gusta esto: