SANTO DOMINGO. —Como era de esperarse, luego de un taponamiento vehicular de más de tres kilómetros que surgía en las proximidades del peaje de la Autopista Las Américas hasta llegar justo a la entrada de la playa de Boca Chica, este lugar de refrigerio se perfiló «lleno de visitantes este día de la Virgen de Las Mercedes».

Cientos de personas aprovecharon el asueto para visitar la playa de Boca Chica, donde el uso de mascarillas era mínimo, mientras el poco distanciamiento social que se guardaba entre una mesa y otra se perdía al momento de que los visitantes entraban al agua.

«Es que hay que aprovechar y darse un chapuzón, este calor no lo aguanta nadie y el que se lleva del coronavirus (Covid-19) no sale ni al trabajo, así que hay que darle pa’llá», decía José Ramírez mientras se servía un trago de ron en su vaso.

A las dos de la tarde los visitantes seguían llegando a la playa. Este jueves el toque de queda comienza a las siete de la noche en la capital dominicana.

A %d blogueros les gusta esto: