Blindada, Washington se prepara para la llegada de Biden a la Casa Blanca

EE.UU. —Con sus monumentos más emblemáticos resguardados por vallas metálicas y soldados y policías uniformados apostados en puntos estratégicos, Washington comenzó la cuenta regresiva para albergar el próximo miércoles el acto de investidura del presidente electo de EE.UU., Joe Biden, tras el asalto de la semana pasada al Capitolio.

El miedo a otro brote de violencia política ha llevado a las autoridades a blindar como nunca antes la capital de EE.UU., que es por estos días epicentro de una serie de investigaciones que buscan determinar cómo un grupo de seguidores del presidente saliente, Donald Trump, superó la seguridad del complejo del Legislativo.

El asalto, que superó cualquier secuencia recreada por Hollywood, causó la muerte de un policía del Capitolio y de cuatro personas más.

Los manifestantes se acercaron «peligrosamente» al vicepresidente estadounidense, Mike Pence, quien presidía la sesión conjunta del Legislativo en que se iba a certificar la victoria electoral de Biden.

De cara a la ceremonia 59 de transmisión de mando, las autoridades ordenaron el cierre del National Mall, el parque que alberga los monumentos y la famosa explanada que suele cobijar multitudes durante esta pomposa actividad.

Esta vez, los informes que han alertado sobre la amenaza de protestas armadas en la capital y en otros puntos del país y la pandemia obligaron a cambiar el libreto.

Además de la clausura del National Mall, en vigor desde este viernes y hasta al menos el 21 de enero, el Servicio de Parques Nacionales dispuso el cierre de distintas vías, algunas de ellas en los alrededores de la Casa Blanca.

Esa dependencia señaló que los eventos relacionados con el traspaso de mando «serán producidos únicamente para una audiencia televisiva, sin audiencia en vivo, y no habrá el desfile inaugural tradicional».

Informó de que se han destinado espacios específicos para manifestaciones, en las que deberán seguirse las recomendaciones para evitar la propagación del coronavirus.

En un mensaje, la alcaldesa del Distrito de Columbia, Muriel Bowser, alentó a los residentes de la ciudad y a los estadounidenses de todo el país «a quedarse en casa y participar de manera totalmente virtual» en los actos de la inauguración presidencial.

«Los habitantes de Washington deben evitar todos los viajes no esenciales al centro y cerca del Capitolio», agregó la mandataria, al confirmar el cierre de trece estaciones del metro y el desvío de rutas de transporte.

De igual forma, se ha confirmado la llegada de unos 7.000 integrantes de la Guardia Nacional a la ciudad, cifra que se espera supere los 20.000 para el miércoles.

Este viernes se conoció que los departamentos de Justicia, Defensa y Seguridad Nacional investigarán la seguridad del Capitolio antes del asalto, el pasado 6 de enero.

A %d blogueros les gusta esto: