Biden dispone el fin de los acuerdos de «tercer país seguro»


EE.UU. —La mayor inquietud de Trump respecto a América Latina era detener el flujo de migrantes hacia EE.UU., y para ello endureció políticas dentro y fuera del país.

Biden quiere desmantelar ese legado y su gobierno ya ha tomado una acción concreta: suspendió los acuerdos de cooperación de asilo firmados por Trump en 2019 con Guatemala, El Salvador y Honduras.

Guatemala ha dejado de ser «tercer país seguro» para recibir deportados de otros países desde Estados Unidos.

Esos pactos de «tercer país seguro» obligaban a los solicitantes de asilo de la región a pedir refugio en esas naciones del llamado Triángulo del Norte, antes de hacerlo en EE.UU.

El secretario de Estado, Antony Blinken, indicó que las interrupciones de los acuerdos eran «los primeros pasos concretos» para poder gestionar la migración en la región.

El objetivo señalado por Biden es crear un nuevo marco regional para eso y procesar de forma ordenada las solicitudes de asilo en la frontera de EE.UU. con México, algo que requerirá más tiempo.

«Llevará entre cuatro y seis meses poner en marcha un sistema de asilo viable. Mientras tanto, creo que dependerá de los países de tránsito y de México asegurarse que no haya un aumento (del número de migrantes) en la frontera», dice Muzaffar Chishti, un experto del Instituto de Política Migratoria en Nuevas York.

Biden firmó una orden ejecutiva este mes con el objetivo de abordar las causas de la emigración y el desplazamiento forzado hacia EE.UU., como la violencia o la inseguridad económica, y prevé destinar US$4.000 millones al Triángulo del Norte.

El presidente de Estados Unidos también pidió revisar el programa Protocolos de Protección a Migrantes, también denominado «Quédate en México», lanzado por Trump y por el que miles de solicitantes de asilo fueron enviados a ese país mientras se tramita su pedido en EE.UU.

Washington ha indicado que comenzará a procesar esas solicitudes a partir del viernes 19, lo que permitiría el ingreso gradual a EE.UU. de migrantes.

Miembros de la oposición republicana sostienen que estos cambios y el abandono del proyecto para construir el muro fronterizo con México que quería Trump atraerán más migrantes hacia EE.UU., pero el gobierno de Biden niega que la frontera esté abierta.

A %d blogueros les gusta esto: