Biden contra Bernie, el supermartes mide la grieta interna de los demócratas

EE.UU. Las primarias demócratas en Estados Unidos llegan este martes a su primer momento decisivo con el supermartes, una jornada electoral que repartirá un tercio de los apoyos para lograr la candidatura, en la que el izquierdista Bernie Sanders buscará consolidar su liderato mientras que el centrista Joe Biden tratará de apuntalarse como única alternativa.

La frenética jornada previa de actos a lo largo de los 14 estados que celebrarán primarias este martes se ha visto agitada por la noticia de los abandonos inesperados de dos de los contendientes moderados: la senadora Amy Klobuchar y el joven exalcalde de South Bend (Indiana) Pete Buttigieg.

Ambos tienen previsto, según han adelantado medios locales, anunciar su respaldo a Biden en un acto en Dallas (Texas), con lo que el exvicepresidente apuesta por aglutinar al ala centrista del partido.

Frente al sector centrista encabezado por Biden se encuentra el senador Bernie Sanders, favorito actual en las encuestas y que representa el ala más izquierdista del partido.

En sus mítines, Sanders siempre ha remarcado que su ‘revolución’ no solo encara la oposición de los republicanos, sino también la del aparato de los demócratas, a los que acusa de estar ‘nerviosos’ por sus ambiciosas propuestas de sanidad y educación universales y gratuitas.

La gran incógnita ahora es el multimillonario exalcalde de Nueva York Mike Bloomberg, tras haber inundado de dinero la campaña previa al supermartes.

Bloomberg puede hacer daño a Biden dado que también transmite un mensaje de pragmatismo y enorme capacidad de financiación en contraposición con los ‘ideales poco realistas’ de Sanders.

De hecho, se ha ofrecido a gastar hasta 1.000 millones de dólares de su fortuna para ganar en noviembre al actual presidente, el republicano Donald Trump, incluso si finalmente no es él el candidato demócrata.

Bloomberg destacó, en una actividad realizada en Virginia, el buen comportamiento de Klobuchar y Buttigieg, pero remarcó que su objetivo es ganar la nominación.

«Estoy aquí para lograr la victoria. Vamos a salir y vamos a derrotarle», aseguró en referencia a Trump.

El llamado supermartes siempre ha sido una fecha crucial para consolidar o derrumbar campañas y para aportar claridad al rumbo de las primarias, pero este año ha cobrado todavía más peso por incluir, entre los estados que votan, a California (415 delegados), el territorio más poblado del país y de fuerte mayoría demócrata.

Junto a California votarán otros estados importantes por su población y peso en las elecciones generales de noviembre, como Texas (228 delegados), Colorado, Carolina del Norte y Virginia; además de Alabama, Arkansas, Maine, Massachusetts, Minesota, Oklahoma, Tennessee, Utah, Vermont y el territorio de la Samoa Estadounidense.

Sanders parte como favorito en las encuestas en al menos ocho de esos estados, incluidos los grandes predios de California y Texas, además de otros importantes del oeste, como Colorado y Utah.

Actualmente, y tras cuatro elecciones en Iowa, Nuevo Hampshire, Nevada y Carolina del Sur, Sanders cuenta con 60 delegados, seguido por Biden con 53 y Buttigieg con 26.

A %d blogueros les gusta esto: