«ASÍ NO, PAPÁ»

AMEDIOTIEMPO.COM OPINA.
Por Víctor Ml. Guerrero Reyes, director.

SANTO DOMINGO. —Tan recientemente como «en esta misma semana» el presidente dominicano, Luis Abinader, y su homólogo haitiano Jovenel Moise, acordaron construir en Haití varios hospitales para el beneficio inmediato de la población haitiana.

Los dos mandatarios también acordaron el envío hacia Haití de «otros recursos» tanto económicos como tecnológicos, so pretexto de enfrentar la gran estampida de haitianos que nos continúan visitando de manera irregular.

Abinader y Moise también acordaron planificar la interconexión energética entre las dos naciones, dando prioridad a la producción de energías renovables, como la eólica, la solar y la biomasa, además de intercambiar el excedente de producción de un país al otro.

Claro: Al parecer comenzó el proceso de Unificación de la Isla. Unificación misma que —ni siquiera en sueño— les habría ocurrido a Duarte, Sánchez y Mella.

No hay dudas de que tal «acción de Abinader» traerá consigo más aumento en el precio de los combustibles u otros productos de primera necesidad en el país.

Y para muestra un botón: Los comerciantes y detallistas de la franja de Las Américas denuncian a través de (ASOCOFRA) que están con el grito al cielo por la quiebra de sus negocios; es una situación que jamás hace que el gobierno de turno se conduela. Pues se trata de un gobierno que prefiere invertir en una nación extrajera los recursos criollos en vez de acudir en auxilio de nuestros comerciantes; mismos que deberían ser su prioridad en momentos de la presente crisis.

«No, mi papá». Así no fue que hablamos. Pues como lo indicó usted mismo en su tiempo de campaña «el país amerita de un cambio particularmente profundo».

Concomitantemente, la población dominicana no aguanta más el maltrato y los abusos provenientes de un gobierno que apenas cuenta con seis meses de haber sido instalado.

En resumidas cuentas, hoy no sólo se pone en entredicho el comportamiento siniestro de algunos miembros policiales para con la población, sino que —aún sin ser dentista— el propio «Número Uno del País» nos está dejando con la boca prácticamente abierta.

Basta ya de abusos y malas medidas tomadas desde un gobierno que, en vez de traer aliento a un pueblo sufrido en tiempos de pandemia, lo que trae es indignación e impotencia frente a un “cambio” que en nada nos beneficia.

…Y usted, ¿qué opina?
Deje sus comentarios en:
www.amediotiempo.com
www.amediotiempo.con/tv
www.amediotiempo.con/Radio

A %d blogueros les gusta esto: