Administración Biden les hace advertencia a invasores hondureños

EE.UU. —Mientras miles de migrantes hondureños se dirigen a la frontera de Estados Unidos, la Administración entrante de Biden, a solo unos días de asumir el cargo, les tiene un mensaje: «No vengan ahora».

El presidente electo, Joe Biden, ha prometido el fin de las estrictas políticas de inmigración de la Administración Trump, que se centraron en construir un muro fronterizo y restringir la elegibilidad para el asilo.

Pero esas promesas pueden ponerse a prueba en los primeros días del nuevo Gobierno. Si los posibles emigrantes de América Central perciben que ahora es el momento de viajar a Estados Unidos, la frontera sur podría verse rápidamente abrumada antes de que se establezcan sistemas para manejar la afluencia.

Un alto funcionario del equipo de transición de Biden dijo que la percepción de que la Administración podrá permitir que todos los solicitantes de asilo que lleguen ingresen a Estados Unidos para presentar su solicitud el primer día es falsa.

«La situación en la frontera no se transformará de la noche a la mañana», dijo el funcionario de transición durante una entrevista.

Pero el funcionario se negó a decir cuándo podrían venir a Estados Unidos los solicitantes de asilo y si serán detenidos mientras esperan una audiencia judicial.

Se estima que 9,000 migrantes hondureños están huyendo de regiones con escasez de alimentos, y devastadas por dos huracanes, la sequía y las dificultades económicas.

El viernes por la noche, unos 2,000 miembros de la caravana pasaron por delante de las autoridades guatemaltecas y entraron a Guatemala sin mostrar documentación o pruebas negativas de COVID-19, informó la agencia de noticias The Associated Press. La caravana pudiera llegar a la frontera de Estados Unidos en las próximas semanas.

Si bien algunas personas se pudieron motivar por la promesa de un camino más fácil hacia Estados Unidos, en el pasado se han producido aumentos en la inmigración en torno a las elecciones estadounidenses y las transiciones de poder.

Hubo un aumento en la migración a fines de 2016 y principios de 2017, justo antes de que Trump asumiera el cargo, y las caravanas de Centroamérica llegaron al sur de California en 2018, alrededor de las elecciones de mitad de período.

Antes de la reciente caravana, ya había decenas de miles de migrantes que habían sido detenidos en la frontera de Estados Unidos por la Administración Trump y les habían dicho que esperaran en México hasta las fechas de su corte para presentar sus casos de asilo. Muchos se han rendido y regresado al sur, pero miles permanecen en malas condiciones en el norte de México esperando ingresar a Estados Unidos.

A %d blogueros les gusta esto: